Procesión alrededor de la ermita de las Cruces. / RUBÉN GORDO

La procesión del Encuentro pone fin a una intensa Semana Santa

Estrella Domeque
ESTRELLA DOMEQUE

La ermita de las Cruces volvió a ser el punto de encuentro de dombenitenses y forasteros para poner el broche a una emotiva Semana Santa. Allí se congregaron para la última procesión, la del Encuentro. A la carrera, el Resucitado y la Virgen, que se desprendió de su velo negro, se encontraron en uno de los laterales de la ermita entre aplausos, cohetes y globos.

A continuación, se celebró una eucaristía presidida por el Resucitado, la Virgen del Encuentro y la Virgen de las Cruces como antesala a un día de campo que contó con degustación de calderetas realizadas por asociaciones y hermandades. También en los alrededores del santuario se congregaron muchas familias para disfrutar del último día festivo tras una Semana Santa intensa en la que regresaron las procesiones para gozo de los devotos.