La Virgen se trasladó en coche para cumplir con la normativa. / E. Domeque

La Virgen de las Cruces se despide entre vivas y aplausos

La Patrona volvió ayer a su santuario tras varios días en la localidad con motivo de las fiestas de 'La Velá, tradición y gastronomía'

Estrella Domeque
ESTRELLA DOMEQUE

Don Benito volvió ayer a las calles para despedir a la Virgen de las Cruces. Una cita siempre multitudinaria que no pudo celebrarse el pasado año y que quizás por eso se esperaba con mayor deseo si cabe. Así, cientos de fieles se congregaron en la plaza de España de la localidad en una de las primeras procesiones en la región tras el fin de las restricciones de aforos y horarios en establecimientos públicos en vigor desde el pasado año tras la declaración de la pandemia.

Tras ser velada por sus fieles durante toda la noche, a las 8 de la mañana comenzó la eucaristía en su honor. La salida de la Patrona estaba prevista para las 9 de la mañana, aunque finalmente se hizo esperar y salió con algo de retraso con respecto a ese horario inicia.

No faltaron los vivas y aplausos, tampoco los cantos, en la despedida de la Virgen de las Cruces con su pueblo donde ha estado varios días en la celebración de las fiestas de 'La Velá, tradición y gastronomía'.

Portada por costaleras en su salida de la parroquia, después era el turno de los costaleros para bajar del escenario y subirla al vehículo que, debido a la situación sanitaria, se encargó de trasladar a la Virgen hacia su santuario. Lo hizo a una velocidad lenta para permitir de esta forma que los vecinos pudieran seguir el paso al lado de la Patrona.

El cielo esta vez acompañó para poder disfrutar del recorrido hasta llegar al santuario y una vez allí se celebró una eucaristía presidida por el sacerdote Javier Travieso, obispo dombenitense del Vicariato Apostólico de San José del Amazonas (Perú).

Normalidad en la fiesta

De esta forma, la localidad ponía el punto final a las fiestas en honor a su Patrona que se han desarrollado con relativa normalidad debido a la mejoría registrada en la pandemia que ha permitido disfrutar de los cultos, pero también de conciertos, mercado artesanal y otras actividades; también una exposición en la Casa de Cultura que se podrá visitar hasta este viernes.