Borrar
Miguel García y Francisco Sánchez. C. G.
Regantex pide que el agua se trate como un 'pacto de Estado'

Regantex pide que el agua se trate como un 'pacto de Estado'

AGRICULTURA DE REGADÍO. ·

Unión por los recursos hídricos

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 26 de enero 2024, 11:37

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Regantex, la Plataforma de Comunidades de Regantes de Extremadura que se presentó ayer en la Feria Internacional Agroexpo como nueva asociación, reclamó un consenso político para que la gestión del agua se aborde como un pacto de Estado.

Regantex reivindicó la relevancia de la agricultura de regadío como motor económico y de generación de empleo y abogó por la necesidad de buscar soluciones globales que ayuden a mejorar la eficiencia en el uso de los recursos hídricos.

La asociación representa los intereses de unos 23.000 usuarios, entre regantes y empresas, procedentes de unas 20 comunidades de regantes de Extremadura, abarcando ambas provincias y las cuencas hidrográficas del Tajo y del Guadiana, con 165.000 hectáreas de agricultura de regadío de la región extremeña.

El presidente de Regantex, Francisco Sánchez, y presidente de la Comunidad de regantes Guadiana y de la Comunidad de regantes de Mérida, Arroyo y Calamonte, expuso que «la agricultura de regadío es el principal motor económico y el eje vertebrador de la región, por lo que el objetivo es aunar la voz de los regantes extremeños con un mismo frente común: la defensa del agua y su importancia en el tejido socioeconómico de Extremadura».

'Guardar el agua'

Por ello, abogan por hacer un uso eficiente de los recursos hídricos, más aún ante la situación de sequía, puesto que las comunidades de regantes de Extremadura abanderan grandes inversiones que buscan la eficiencia y la modernización de las infraestructuras de riego.

Además remarcó que la agricultura de regadío ayuda a combatir el reto demográfico desde la aportación de riqueza y la generación de empleo, con el 68% de los asalariados de Extremadura procedente de la agricultura de regadío.

En referencia a la sequía, el vicepresidente de la asociación, Miguel García, presidente de la Comunidad de regantes del Zújar, recordó la necesidad de presas: «No podemos ver pasar el agua delante de nosotros sin poderla guardar, necesitamos presas, no podemos estar a expensas de que venga una tormenta o una borrasca. Sin agua aquí no hay nada, y nuestras concesiones no se tocan».

Son conocedores de que en Cáceres llueve más que en la provincia de Badajoz, y reconocen que el tema de trasvases va a estar siempre presente, algo sobre lo que están de acuerdo: «Siempre y cuando –matizan– la cuenca que transfiera el agua sea porque dispone de excedente y tenga sus necesidades cubiertas».

Francisco Sánchez señaló que la situación actual tras las últimas lluvias es mejor que hace unas semanas, cuando se vislumbraba un «panorama desolador» ante la escasez de precipitaciones. Por ello, consideró «muy positivo» el vuelco que ha dado la previsión de recursos hídricos disponibles en la próxima campaña de riego que permitirán hacer una campaña de riego normal en la cuenca del Tajo, mientras que en la del Guadiana la situación actual es idéntica a la que había en 2023 al comienzo de la campaña.

El director de FEVAL, Facundo Mera, puso sobre la mesa la posibilidad de retomar el proyecto de regadíos de la zona de Arroyo del Campo entre Don Benito, Villanueva de la Serena y La Haba, paralizado desde hace años, cuestión que es uno de los objetivos de la asociación aunque necesitan el apoyo de la administración, matizan.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios