Solar donde se ubicará el nuevo centro de Educación Infantil. / E. DOMEQUE

El nuevo centro de Educación Infantil inicia el proceso de licitación

El presupuesto base es de 710.000 euros, cofinanciado con Fondos Feder, y se ubicará en la calle Pablo Ruiz Picasso de Don Benito

Estrella Domeque
ESTRELLA DOMEQUE

El solar de la calle Pablo Ruiz Picasso, que lleva sin uso más de cuatro décadas, albergará el próximo año el nuevo centro de Educación Infantil de Don Benito. Se trata de una parcela municipal colindante también con la calle Ilusión en las proximidades de la avenida de Madrid. Según recoge el proyecto, se trata de una zona que se caracteriza por el déficit de equipamientos públicos.

La actuación está enmarcada en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado Don Benito-Villanueva y estará cofinanciada en 468.462 euros por Fondos Feder. En ese sentido, el presupuesto total de la construcción, impuestos incluidos, es de 710.000 euros. El plazo de ejecución será de un año a contar desde el inicio de las obras.

La memoria del proyecto desgrana también que este nuevo centro vendrá a paliar la escasez de infraestructuras educativas de 0-3 años en la ciudad. No obstante, en la actualidad se dispone de un local que hace las funciones de guardería municipal para una población superior a los 37.000 habitantes y con bastantes deficiencias en cuanto a espacios disponibles y cumplimiento de la normativa exigible a este tipo de centros.

Aulas y jardines

Se prevé que el nuevo edificio disponga de una superficie construida de unos 800 metros cuadrados, a los que se suman un total de 1.500 correspondientes a los espacios libres de la parcela que serán destinados a zona de juegos, parque infantil y zonas verdes dentro del complejo.

Dispondrá de 3-4 unidades con salas de cunas anexas, sala de profesores y despachos, cocina, comedor-sala de usos múltiples, aseos y otras dependencias anexas, dando respuesta a todos los requerimientos normativos tanto de carácter autonómico como nacional.

La edificación será una pieza alargada que mira al jardín y se integra con él a través del uso del acristalamiento, que se proyecta hacia el norte para minimizar las pérdidas energéticas, evitar aumentos de temperatura excesivo en verano y no sufrir deslumbramientos en las aulas.