La Guardia Civil intercepta en la N-430 a un conductor que superaba en cuatro veces la tasa de alcohol permitida

Se trataba de un vecino de Ciudad Real que fue localizado en Navalvillar de Pela por agentes del destacamento de tráfico de Don Benito

Estrella Domeque
ESTRELLA DOMEQUE

La Guardia Civil investiga a un vecino del municipio ciudadraleño de Agudo por un supuesto delito contra la seguridad vial al conducir un turismo superando en más de cuatro veces la tasa de alcohol legalmente establecida.

La actuación de los efectivos del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Don Benito, tuvo lugar en la mañana del pasado jueves cuando un usuario de la carretera N-430 alertó al Servicio de Emergencias 112 de la conducción anómala con la que circulaba un turismo.

Con los datos aportados se estableció inmediatamente el oportuno dispositivo para su búsqueda, siendo localizado dentro del término municipal de Navalvillar de Pela, observando cómo provocaba retenciones de los vehículos que le seguían al no poder realizar su adelantamiento con seguridad.

Su conductor, tras hacer caso omiso a las señales de los agentes que le indicaban la detención, pudo ser interceptado, quedando restablecida la circulación normal de la vía.

En el transcurso de la identificación de su conductor, observaron síntomas evidentes de hallarse bajo los efectos del alcohol o drogas, por lo que se le realizaron las pruebas de detección legalmente establecidas, constatando como superaba en más de cuatro veces la tasa de alcohol permitida para esta clase de conductores (0,25 mg/l) arrojando un resultado de 1,09 mg/l de aire espirado.

Con las pruebas incriminatorias, además de la denuncia por la infracción al Reglamento General de Circulación al no obedecer las señales de los agentes, se le instruyeron diligencias por un supuesto delito contra la seguridad vial al conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Diligencias, que han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Don Benito.

Ahora, el conductor se enfrenta a penas de hasta seis meses de prisión, y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo entre uno y cuatro años, sin perjuicio de la sanción administrativa que dio inicio a la actuación de los agentes.

Desde la Guardia Civil recuerdan que la colaboración ciudadana es fundamental para prevenir y actuar ante esta clase de delitos, contribuyendo con ello a erradicar el consumo de alcohol al volante que pone en grave riesgo al resto de usuarios de las vías.