Recreación del futuro aspecto de la casa solariega una vez rehabilitada como centro sociocultural. / hoy

La casa solariega de los Guillén, de la ruina técnica a centro sociocultural

El proyecto de rehabilitación de esta vivienda solariega transformará el edificio con un presupuesto de 1,5 millones

Estrella Domeque
ESTRELLA DOMEQUE

La casa de los Guillén será en 2024 un centro sociocultural con una notoria presencia en la plaza de España de Don Benito. Esta semana ha salido a licitación el proyecto de rehabilitación integral de esta edificación, construida entre los siglos XVI y XIX, que contará con un plazo de ejecución de 16 meses y un presupuesto de 1,5 millones de euros.  

La actuación se enmarca en la renovación que el Ayuntamiento está realizando en uno de sus principales enclaves, la plaza de España, un espacio urbano que alberga al menos 10 de los edificios del Catálogo de Bienes Protegidos del PGM de Don Benito, la mayoría de titularidad pública.  

El nuevo centro sociocultural colinda con el antiguo Círculo de Artesanos de la localidad, inmueble considerado de nulo valor arquitectónico, edificado en la década de los años 70 a escasos metros de iglesia de Santiago y cuya demolición se encuentra prevista por el PGM a fin de liberar el espacio peatonal y recuperar el valor arquitectónico del entorno urbano de la citada parroquia. Además, esta vivienda solariega tiene en su fachada principal dos escudos nobiliarios que se van a conservar.

Arquitectónicamente, es una casa típica solariega que guarda relación con la vida agrícola, aunque en la actualidad sólo existe la edificación principal tras la demolición anterior del resto de la vivienda. El Ayuntamiento de Don Benito adquirió la edificación con el objetivo fundamental de rehabilitarla y transformar su uso, hoy obsoleto, manteniendo, conservando y dejando constancia histórica de una tipología típica de la arquitectura popular de Extremadura y propia de la población dombenitense.  

En ruina técnica

Si bien, esta edificación tiene unas características especiales y distintas que la diferencian de otras existentes, pues al tener cuatro crujías y dos plantas de altura, en su fachada se asemeja a una casa burguesa, más señorial.

Según el proyecto, el abandono del uso vividero del edificio ha producido un deterioro fuerte e incluso irreparable del sistema constructivo y de los materiales; situación que se ha visto agravada por los excrementos de palomos, por lo que se considera que la vivienda se encuentra en un estado de ruina técnica.

Se mantendrán las escaleras de acceso a planta primera, aunque rehabilitadas, y se instalará un ascensor adaptado para personas con minusvalía

Pese a su rehabilitación, se mantendrá el acceso por la plaza de España, pero se creará una fachada principal tras la demolición del Círculo de Artesanos que dará el toque más distintivo a la nueva edificación ya que será una 'fachada verde', esto es, con vegetación mediante plantas trepadoras.

Una parte de la planta baja, la que no dispone de bóvedas, será redistribuida para ubicar áreas de servicios; mientras que en la zona abovedada se propone la creación de un espacio diáfano que albergará la recepción, zona de bar, sala de música o zona de lectura. Se mantendrán las escaleras de acceso a planta primera, aunque rehabilitadas, y se instalará un ascensor adaptado para personas con minusvalía.

En cuanto a la planta primera, se transformará en un amplio espacio diáfano muy abierto con un salón para celebrar distintos actos públicos. Se prevé además la construcción de un mirador en la nueva fachada verde. La tercera fachada del edificio será la posterior, a la que se dará una nueva composición y que contará también con un mirador. Otra de las intervenciones importantes se realizará en la cubierta ya que se encuentra muy deteriorada estructuralmente.